Cómo será la comunicación interna del futuro


En la era de la híper-conectividad todos podemos ser creadores de contenidos así como influencers. Es una tendencia creciente que profesionales destacados sean considerados los nuevos expertos en sus campos de actividad, cualquiera sea este. Por ello, no es menos real que dentro de muchas empresas existan personas que dejaron de ser consumidores de contenido para ser creadores del mismo.

A nivel organizacional se tiene la falsa creencia que la comunicación pasa solo por un ámbito externo y que, aquella que se da a nivel interno es meramente la bajada de mensajes desde la gerencia al empleado quién es visto como un cliente pasivo, sin considerar, todos los posibles embajadores de marca que se tiene.

Si bien es innegable que con el pasar de los años se ha empezado a dar relevancia a la comunicación interna, de hecho el 30 de septiembre se celebra su día a nivel latinoamericano, aún falta darle una vuelta de timón no solo a nivel empresarial, sino gubernamental y en ONG’s.  De este modo los clientes internos serán los nuevos influenciadores, y que mejor que ellos para divulgar información acerca de la cultura organizacional, fortaleciendo procesos, apoyando cambios y generando fidelización a nivel laboral. Se evitaría así una rotación constante de personal, producto de una falta de identidad entre los empleados y la empresa.

Micro-influencers organizacionales

Los micro-influencers organizacionales van a ser tendencia a futuro. Son aquellos clientes internos de la empresa que se han ganado de manera formal o informal voz y voto, permitiéndose opinar, generar ideas, crear tendencia; algo así como los hipsters de la comunicación interna.

Sin embargo, las organizaciones aún no están preparadas para esta nueva realidad. Muchas de ellas ni siquiera han logrado adaptarse a los modelos de comunicación horizontal y siguen creyendo en la verticalidad.  Esto hace que su gestión sea deficiente y genere una alta rotación de personal, en una sociedad en donde los empleados buscan en sus trabajos valor agregado, crecimiento, oportunidad y compromiso mutuo.

Esta nueva realidad hace que sea necesario que las empresas se capaciten para afrontar toda la marea que se viene, caso contrario no sabrán qué hacer con ella, así como en su momento no supieron que hacer con los influencers.

Cercano está el tiempo en que para las organizaciones formar a sus propios influencers será más importante que contratar a otros que hagan el trabajo. Casa adentro conocemos como potenciar las fortalezas y minimizar las debilidades, cómo ponerte unos lindos zapatos sin que se noten las medias rotas. Por todo esto,  cada vez cobra más relevancia el cliente interno, conocerlo, capacitarlo, saber sus inquietudes y cómo responderlas, siendo la mejor inversión y valor agregado de las empresas.

Los micro – influencers organizacionales serán los mejores embajadores de marca, generando empatía y fidelidad a la empresa, mayor cooperación y motivación para desarrollarse profesionalmente y hacer crecer a la organización en la cual trabajan.

Deja un comentario