La gig economy y la fuerza laboral

La gig economy y la fuerza laboral

El mundo del trabajo está cambiando dramáticamente, y el formato de la fuerza laboral con él. La gig economy y la fuerza laboral se encuentran ambas, en el centro de la revolución.

¿Qué es la gig economy?

La gig economy es un entorno en el que las posiciones laborales temporales o el trabajo contingente son comunes y las organizaciones contratan trabajadores independientes para compromisos laborales a corto plazo.

A medida que las organizaciones responden a las fuerzas de la globalización y la innovación tecnológica, deben ser lo suficientemente ágiles para abordar las cambiantes preferencias de los consumidores, competir con start-ups más ágiles y economías de escala. Así como reinventarse de acuerdo a la demanda, y poder administrar costos de manera rigurosa en escenarios de bajo crecimiento.

El auge de la “gig economy” está ayudando a las organizaciones a abordar estas necesidades.

¿Que dicen los números?

En una encuesta reciente realizada a empleadores en USA, 1 de cada 2 organizaciones indicó que habían incrementado el uso de trabajadores gig en los últimos cinco años.

Los trabajadores contingentes constituyen más que una tendencia pasajera, ya que 2 de cada 5 organizaciones esperan aumentar su uso para 2020.

De hecho, 1 de cada 3 empleadores de 100,000 empleados o más, espera utilizar 30% o más trabajadores contingentes en el mismo período de tiempo.

¿Cómo impacta en las empresas y el los trabajadores?

Así como la rápida globalización a finales del siglo XX causó un cambio dramático en las cadenas de suministro globales, el auge de la gig economy está transformando el trabajo como lo conocíamos.
Para las empresas, la tecnología está creando nuevas y más flexibles formas de satisfacer la demanda. Entre los trabajadores, la gig economy está creando un nuevo conjunto de expectativas y actitudes para trabajar.

La gig economy se ha disparado en la conciencia empresarial general en los últimos años, pero ¿qué significa realmente? En muchos sentidos, es la antítesis de “trabajos para toda la vida”, lo que tendió a definir el siglo XX.
La gig economy se sustenta y acelera con el aumento de la tecnología y los clientes que esperan que los bienes y servicios lleguen más rápido y con mayor flexibilidad que nunca.
En un esfuerzo por satisfacer éstas demandas, las empresas y los gobiernos necesitan tener acceso a profesionales altamente calificados para proyectos de corto plazo, para impulsar la innovación y el cambio rápido.

Al mismo tiempo, los trabajadores buscan oportunidades de trabajo que ofrezcan mayor flexibilidad y variedad. La tecnología es el habilitador clave para facilitar la naturaleza de la oferta y la demanda, donde el talento disponible satisface las necesidades de la organización.

Al igual que las empresas japonesas revolucionaron las cadenas de suministro con el concepto de manufactura just-in-time y la revolución de las punto com transformó a toda la economía con el comercio electrónico, el mundo del trabajo está cambiando a medida que las empresas buscan administrar rigurosamente los costos y mejorar su agilidad a través de una fuerza laboral más flexible.

De hecho, la gig economy y la fuerza laboral se relacionan desde hace tiempo. Han estado operando juntas desde hace tres décadas en industrias como el petróleo y el gas, la ingeniería, la tecnología y la investigación científica.

La diferencia que estamos viendo ahora es la adopción acelerada y generalizada de un modelo de fuerza de trabajo contingente en empresas blue-chip y de mercado medio, y gobiernos, que abarca una proporción mucho mayor del total de la fuerza laboral.

De acuerdo con el Contingent Workforce Study de EY, en promedio para 2020, casi 1 de cada 5 trabajadores de USA será contingente, el equivalente a 31 millones de personas.

Si se incluye a los trabajadores part-time, se utiliza una definición más amplia de trabajo contingente que capta una gama de “arreglos de trabajo alternativos”, hasta un 40% a 50% de la fuerza laboral podría estar en empleo no permanente para 2020.

Las organizaciones están utilizando trabajadores contingentes para obtener flexibilidad y reforzar sus capacidades.
Los trabajadores eventuales ayudan a los empleadores a controlar los costos laborales y a responder ágilmente frente a picos de demanda derivados de las tendencias estacionales.

Mientras tanto, el acceso a los portales virtuales y otros avances tecnológicos han hecho posible que los trabajadores contingentes obtengan acceso a oportunidades laborales de maneras que antes no eran posibles.
También existe un elemento más estratégico de gestión de cambios al recurrir a trabajadores contingentes: las organizaciones están utilizando trabajadores contingentes para superar la resistencia al cambio dentro de las fuerzas de trabajo existentes.

Una fuerza laboral contingente puede ayudar a impulsar y acelerar el cambio. También facilita un reacomodamiento rápido en modelos de negocio donde un crecimiento dramático puede ocurrir de la noche a la mañana.
Dado el extraordinario ritmo de cambio tecnológico, los trabajadores contingentes proporcionan un puente crítico para integrar nuevos productos, servicios, y tecnología en las operaciones, sin tener que expandir el personal a tiempo completo.

2 de cada 3 trabajadores contingentes creen que los beneficios del trabajo contingente son mayores que las desventajas siempre, o la mayoría de las veces.
Ésta notable transformación en el mercado laboral mundial parece estar impulsada por las actitudes cambiantes de los trabajadores tanto como por las necesidades cambiantes de los empleadores.

Los trabajadores contingentes ven la flexibilidad y el control, como los principales beneficios de hacer un trabajo gig.
También valoran de manera significativa la flexibilidad para las vacaciones, tomarse un descanso y la capacidad de trabajar desde su casa.
En general, no poder obtener un trabajo de tiempo completo no es la razón principal para hacer un trabajo contingente. Para la mayoría hay una decisión consciente de abrazar la gig economy.

Si bien las empresas aún no han encontrado un modelo operativo óptimo para administrar su fuerza laboral contingente, ésta realidad ofrece una gran cantidad de oportunidades para organizaciones y trabajadores por igual.

Al trabajar juntos y colaborar para superar los riesgos potenciales, tanto las organizaciones como los trabajadores pueden encaminarse a mejorar el desempeño y prosperidad económica.

La gig economy y la fuerza laboral estan cambiando el mundo del trabajo.

Fuente: Ernst & Young.

Sumate a Rombus, la Agencia de marketing, creatividad y tecnología para freelancers de todo el mundo.

Crea tu perfil y forma parte de nuestro Staff de Profesionales.

Deja un comentario